Lanzadera #003

De pensar (o afilar el hacha).

¡Hola!

Cortita y al pié.

Dijo Abraham Lincoln una vez: «Dame seis horas para cortar un árbol y pasaré las primeras cuatro afilando el hacha

No le falta razón al tío Abraham, cortar un árbol con el filo del hacha hecho trizas debe ser toda una aventura y un gasto de recursos/energía de proporciones bíblicas.

Las lanzaderas vienen (más o menos) afiladas en sus puntas, para que pasen entre los hilos de manera rápida y no encuentren bloqueos. Se abren paso entre la madeja a toda velocidad, sin dificultad.

Es por eso que con el email de hoy, pensando en futuras lanzaderas (tanto para mí como para vuestros tejemanejes) os emplazo a aprovechar estas semanas más tranquilas para afilar el hacha y empezar a cortar árboles al acabar vacaciones.

Por mi parte, estoy con papel y lápiz (modo digital off) preparando varias cosillas para cuando vuelva a dar guerra en unas semanas. Os mantendré al día próximamente :)

Y por la vuestra, os emplazo a pensar y desconectar (de verdad) para conectar (puntos).

Nos vemos aproximadamente en un par de semanas.

Abrazos :)

PD: Para quien quiera animarse: Dejad el móvil en casa por unas horas y me contáis que habéis sentido después, es importante para mí saberlo ;)